Traductor

Reseña: Ve y pon un centinela (Matar a un ruiseñor #2) de Harper Lee

3.2.16

|
Título: Ve y pon un centinela
Título original: Go set a watchman
Autor: Harper Lee
Editorial: Harper Collins
ISBN: 9780718076344
Páginas: 304
SINOPSIS: 
A sus veintiséis años, Jean Louise Finch —«Scout»— vuelve a casa desde la ciudad de Nueva York para visitar su anciano padre, Atticus. En el contexto de las tensiones por los derechos civiles y de los disturbios políticos que estaban transformando el Sur, el regreso de Jean Louise a casa se torna agridulce cuando descubre verdades perturbadoras acerca de su querida y unida familia, de la ciudad y de las personas que más quiere. Los recuerdos de infancia la invaden y ve cuestionados sus valores y fundamentos. Con muchos de los personajes más sobresalientes de Matar a un ruiseñor, Ve y pon un centinela capta a la perfección la situación de una joven y un mundo inmersos en una transición dolorosa para dejar atrás las ilusiones del pasado, un viaje que únicamente puede ser guiado por la propia conciencia.
1. Matar a un ruiseñor | 2. Ve y pon un centinela

OPINIÓN:
Vaya. No sé ni cómo comenzar. Sabía que Ve y pon un centinela no sería mejor que Matar a un ruiseñor, por la simple razón de que, por cierta causa, publicaron Matar a un ruiseñor muchísimo antes de Ve y pon un centinela, eso fue suficiente para creer que no sería mejor que el ya mencionado, y así fue, no es mejor, en mi perspectiva, pero sí tiene un toque único que lo hace resaltar.

Apenas comienzas, ya estás acompañando a Scout, o como ya le llaman la mayoría de las veces, Jean Louise, pero lo dejaré en Scout porque es más corto y le tengo mayor cariño. Pues bien, Scout vuelve a Maycomb para pasar sus vacaciones, ahora que a sus 26 años vive en New York, a donde se fue a estudiar una licenciatura. Durante todo el libro, veremos cómo Scout lidia con el ambiente del pueblo que la vio nacer, la convivencia con su ahora viejo padre pero no menos inteligente y bien parecido, su familia, su mejor amigo de la infancia Henry y las pérdidas sufridas durante este lapso de tiempo. Es imposible no descolocarte con el cambio tan grande en la personalidad de Scout, cosa razonable ya que no es la niña que conocimos, pero de cualquiera manera, la irreverente y poco afeminada Scout cambia mucho con los años, para bien, por supuesto, o por lo menos así lo parece. Como recordará quien haya leído el primer libro, los personajes creados por Harper Lee son espectaculares, y utilizo este adjetivo porque no hay otros como ellos, sus personalidades son únicas y hasta resultan reales, no saben las ganas que me provoca conocer a alguien como Atticus cuando leo a Harper Lee, hasta la tía Alexandra que puede ser un personaje fácil de odiar, te gusta, te agrada, por más imposible que pueda parecer. Y es esto lo que permite que estas novelas sean tan competentes y tengas esa fuerza. Sin duda, quiero leer más libros como los de Harper Lee, sería perfecto si fueran escritos por ella misma, pero si no, me conformaré con algunos que tengan un toque similar.

Superar la primera parte es sencillo pero no tanto, ¿por qué? porque el principio tiene un objetivo totalmente desdibujado, parece que uno va con los ojos vendados, ya que no se le encuentra sentido a lo que se lee, no por lo que sucede, sino porque no se sabe a dónde quiere llegar con todo eso, aún ahorita no sé si ese principio ayudó a llegar a su objetivo o simplemente fue una presentación de lo que cambió en Maycomb y en la vida de los Finch. En ese inicio, mi gusto por el libro era poco, se limitaba a estar contento por el reencuentro con estos personajes que me conquistaron cuando los conocí, y ya está. Empezaba a preocuparme y a asegurar que las malas lenguas tenías razón respecto a este libro y a su forzada llegada. No los quiero asustar ni mucho menos, pero si lo van a leer, vayan mentalizados de que por lo menos al principio, no será lo que se pudiera esperar de él. Y es que, yo cuando lo comencé creía que desde el principio volvería con el tema del racismo, que nuevamente lo trataría con maestría, pero al no encontrarme con eso en el primer montón de páginas, me confundí y no sabía ni imaginaba cuál sería entonces el climax de la historia, qué quería lograr con ello y quién estaría en ese momento decisivo. Fueron momentos engañosos llenos de dudas y nerviosismo, pero llegando a la mitad del libro, se iluminó un sendero.

Llegada la segunda mitad del libro, las emociones fluctúan entre la sorpresa, la incomodidad, el enojo, el maravillarse y un toque de felicidad. Se puede pasar de una sonrisa a un ceño fruncido, de la seguridad a la inquietud nublada por las dudas y preguntas. No se sabe qué partido tomar, porque no se logra conseguir la seguridad necesaria para darle la razón a uno u otro personaje. Durante este tiempo se va desvaneciendo la neblina del disgusto, dando paso a descubrir la inteligencia del libro.

Cuando se llega al climax de la historia, cuando se descubre en qué desemboca tanto revuelo, decir que me sorprendí es poco, abrí los ojos como platos y luego puse una media sonrisa en mi boca, porque descubrir por fin el objetivo de Harper Lee es muy satisfactorio. Me limitaré a decir que si bien se vuelve a tocar el racismo, aquí se trata más de ver un crecimiento personal dado por el descubrimiento de la verdad y el poner los pies en la Tierra, no por la edad. Los familiares de Scout fungen como personajes principales para desentrañar este meollo que atañe a un integrante de la familia, más que a una población entera o a un color de piel. Sin embargo, Lee logra mezclar el tema del racismo con el descubrimiento personal, mostrando que uno no crece de acuerdo a los años, sino a qué tanto se conoce uno mismo, a qué le debe sus esperanzas y a qué le debe sus palabras; al mismo tiempo, vuelve a tocar el racismo de una forma cruel pero necesaria, pero también, muestra otro lado de la historia, más allá del desplazamiento de los negros. Como ya mencioné, uno como lector no sabe a quién darle la razón, primero se la das a uno, luego a otro, luego a ninguno y así te la llevas hasta que quedas en un punto intermedio o quedas en ninguna parte. Aquí me descubrí marcando gran cantidad de párrafos y citas sobre pensamientos de Atticus y algunos de Scout, así como del Tío Finch, porque hablan sobre el racismo con conocimiento de causa.

Finalmente, destacar los flashback de nuestra protagonista, nos cuenta historias vividas en su niñez y juventud que en Matar a un ruiseñor no conocimos, vivencias que también la formaron como persona y que la acercaron a su familia y amigos. Al principio uno no logra conectar con Henry, este personaje que conoces a fondo en este libro y que en el otro no vimos, pero luego parece uno más de la familia, y en realidad es uno más de la familia, pero con los recuerdos de Scout se le toma cariño, más cuando recuerda el baile de su escuela, un recuerdo gracioso y lindo. Estas memorias destacan, porque se vuelve a tiempos difíciles pero llenos de cosas buenas, bonitas y memorables, son los causantes de que mi gusto sea mayor al que en un principio pudo haber sido.

Un libro que no supera a su antecesor, pero que tiene fuerza y deja su propia huella. Un libro que presenta los demonios personales y la necesidad de crecer como persona, acompañado de las personas indicadas. Harper Lee creó los mejores personajes que he tenido el placer de leer. Por cierto, tuve muchas, muchas ganas de darle una buena bofetada a Scout. Afortunadamente alguien lo hace.

3/5

13 comentarios:

  1. A mí sinceramente el libro NO me gustó. Lo consideré incluso una de mis peores lecturas del año pasado. Y es que de verdad entendí la intención de la autora al escribir la historia y cambiar tantas cosas (como tú dices, lo de madurar como persona), pero no la acepté.
    Lo mejor para mí fueron los flashbacks, sin duda alguna.

    Saludos! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una lástima, espero que por lo menos no haya sido una perdida de tiempo para ti.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Hola!
    Yo le tengo ganas a estos 2 libros, me los han recomendado mucho y a ver si lo puedo conseguir un día de estos :)

    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que sí puedas leerlos pronto :D ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Creo que soy la única que no tenía idea que Matar a un ruiseñor tiene segunda parte... todavía debo leer el primero antes de hacerme con éste. Igual espero sentarme con ambos pronto, porque les tengo muchas ganas.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, pues ahora que lo sabes espero que por lo menos leas el primero :D ojalá que te guste. ¡Saludos!

      Eliminar
  4. yo no me quiero desilusionar con este libro, yo se que tiene lo suyo pero "Matar a un ruiseñor" me llego mucho y no quiero decepcionarme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como ya lo dije en la reseña, no supera a su antecesor pero tiene lo suyo. Si lo lees, ya nos contarás. ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Hola, yo no he leído el primer libro y la verdad no me llama la atención jejeje tu reseña es buena pero no sé porqué no me da ganas de leer esos libros.
    Saludos desde mi celular porque me quede sin cargador de mi lap �� y he intentando mandar este comentario como 4 veces jajaja me merezco un libro de regalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, qué se me hace que solo me comentas porque quieres libros de regalo T_T. Ojalá te arrepientas luego y te decidas a leer el primero :)
      Saludos.

      Eliminar
  6. Aunque se ve que está medio wango, sí lo quiero leer. Será de mis próximas lecturas.

    ResponderEliminar
  7. Hoy mismo pensaba que ya es hora de leerme esta segunda parte. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  8. Es genial este blog!No me canso de leerlo y aconsejarlo
    Tiene cosas realmente profundas y llenas de enseñanza
    FElicitaciones nuevamente y gracias x compartir todo!
    besoss

    ResponderEliminar

Expresa tu opinión, pues es importante. Sin ofensas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...