Traductor

Entrevista a Saner, artista y autor de 'Kobén. Un viaje dentro del corazón'

6.1.17

|
Hola, espero estén muy bien. La pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2016 tuve la oportunidad de entrevistar a Saner, artista y autor mexicano que recientemente publicó su libro ilustrado Kobén. Un viaje dentro del corazón, y aquí les comparto lo que nos platicó acerca de su trayectoria y de su primer incursión en el mundo editorial. Al final de la publicación también encuentran el vídeo, el cual tiene más información que lo transcrito en esta entrada, si lo prefieren. Sin duda les recomiendo el libro; el texto y las ilustraciones son fantásticas.

¿Por qué Saner como nombre artístico?
Antes que nada muchas gracias por la entrevista. Saner es un seudónimo que yo escogí hace unos cuantos años cuando tenía como una incursión dentro del grafiti. Y sin querer ese seudónimo o ese álter ego empezó a crecer a crecer a crecer y ahora hasta la gente me pregunta si mi verdadero nombre es Saner. Entonces ha cambiado todo, y ha sido también en el momento que lo escogí, el poder de decisión, lo cual es muy interesante cuando puedes decidir cómo te quieres llamar. Yo escogí la palabra sane como una ironía de la vida, cuando te dicen que haces cosas que están fuera de contexto, que están fuera de lo normal y te dicen que es una locura; yo cada que pintaba algo era como reafirmarme que estaba bien, el estar sano con lo que estás haciendo, y cada vez ha tenido más peso en este andar de la carrera.

De hecho yo tengo que admitir que era uno de los que pensaba que Saner es apellido. El peso que ha tenido el utilizar ese nombre, ¿se ve reflejado en tu libro?
Si, de hecho la incursión dentro de la parte editorial es una novedad para mí. Obviamente habían publicado mi trabajo pero solo como haciendo reseñas de lo que he estado haciendo y esta es una oportunidad bien interesante, el poder crear algo desde cero y tener una historia también que decir, y es una especie de sanación también, intento hablar de algo muy concreto y muy sencillo que es reconocernos como somos y sanarnos a nosotros mismos. Es un buen experimento y estamos muy contentos con esto.

¿Qué opinas de la crítica hacía el grafiti?
Todo es comprensible en este mundo, ¿no?, obviamente cuando desconocemos muchos movimientos lo lógico es que cuando desconoces lo vas a criticar, y vas a decir que no te gusta por cierta razones, las cuales son muy validas. Hay muchas cosas que poniéndolas en un contexto normal sí dirías que son rallones, de repente se apropian del espacio sin consentimiento alguno, pero yo que estuve mucho tiempo del otro lado, lo veía como una práctica de la tipografía, el poder experimentar los trazos o las formas, a mí se me hacía una exploración súper interesante. Y también el medio de adaptación junto con el urbanismo también le da otro sentido, y aparte te permite ver una ciudad viva. Pero obviamente son gustos, como todo, y en gustos se rompen géneros. Y también los códigos del grafiti a veces son difíciles de entender, por ejemplo para descifrar las tipografías tienes que ser de alguna manera un poco especialista y si no los conoces solo vas a ver un rallón.

¿La diferencia entre un mural y una firma?
Lo que he intentado hacer todos estos años es expandir la brecha de la crítica. Intentar encontrar un lenguaje que sea más práctico y más abierto, y en ese punto es donde entra ya la parte figurativa, la parte del concepto dentro de un muro, no sé si todos los que hacen muros de gran formato lo tengan. Y eso es lo que tengo como meta ahora, poder extender el dialogo en lugar de poner fronteras, es quitar fronteras y crear puentes.



Centrándonos en el libro. Uno cuando lo ve piensa inmediatamente que fue hecho por un autor mexicano, ¿fue eso a propósito?
De hecho casi todo mi trabajo está enfocado en ese sentido, en redescubrirnos, sobre todo redescubrirme a mí, porque hace muchos años me encontré copiando estilos de gente de Francia de gente de España, y no era yo, sabes. Entonces en ese sentirme ajeno volteé a lo que yo tenía en mi lugar de origen y empecé a descubrir cosas increíbles. Simplemente es el resultado de una investigación personal, y es lo que todos los mexicanos tenemos: el color, las formas, los animales, las tradiciones, y todo está aquí. Encaja muy bien en el sentir de muchas personas.

¿Qué es Kobén para ti?
Kobén de entrada, es mi perro. Y ha sido como un maestro de vida, entonces este libro es un tributo a él. Porque la verdad a mí me cambió la forma de percibir el mundo, en un mundo que todo es tan rápido, en el cual prácticamente siempre estamos corriendo y muy pocas veces te detienes a disfrutar lo esencial, y de eso trata el libro, de intentar disfrutar lo esencial. Y eso lo he descubierto a través de mi perro, es alguien que me ha bajado las revoluciones, alguien que con una sola mirada te hace ver el mundo diferente. Eso es Kobén. Y es un viaje.

En la contraportada dice “un viaje dentro del corazón”, y habiéndolo leído y observado queda claro que tiene el mensaje de conocerse a uno mismo y ver que no todo son problemas personales o prejuicios.
Si, la idea era justo plantear algo muy práctico, muy sencillo, porque después de haber estado planteando demasiadas ideas teníamos desde el concepto más complejo hasta algo básico, y era intentar hablar de algo con lo que todos nos sentimos agobiados alguna vez; intentamos ser alguien para los demás, pero no intentamos ser alguien para nosotros mismos. Entonces solamente hay que descubrir nuestras habilidades y nuestras debilidades, que al final es lo que nos forma como individuos.


¿Qué fue más complicado? ¿Las ilustraciones o el texto?
Más que las ilustraciones o el texto, yo creo que la idea, yo trabajo mucho siempre en los conceptos que quiero abordar, y es a lo que más peso le damos en lo posible, entonces el libro como tal estuvo muy bien planeado en ese sentido.

Resulta muy visual, ¿los colores estaban planeados?
La paleta de colores está muy inspirada en México, pero también justo en la calidez. Cuando estábamos hablando de Un viaje en el corazón tenían que ser de estos tonos magenta, rojos; donde te debes de sentir de alguna manera abrazado. Es justo ver al interior, y saber que esos acentos de colores fríos son necesarios para encontrar el equilibrio. Es como lo mencionábamos, es un manjar visual que está muy bien estructurado desde mi percepción, y espero que todos lo disfruten.

¿Cómo invitarías a las personas a conocer Kobén?
Kobén es un sueño, es una aventura, y cualquier persona que quiera pescar uno de estos sueños en la mar de las ideas, este es un buen libro.


3 comentarios:

  1. Hola
    No había oído hablar del autor ni del libro, pero las ilustraciones me han parecido de lo más bonitas, muy mexicanas y coloridas como bien lo dices. Un beso y gracias por presentarnoslo.

    ResponderEliminar
  2. Las ilustraciones son hermosas y el mensaje del libro es Fantástico. Algo que te deja reflexionando un buen rato. Además se nota que el autor es una persona increíble y muy apegado a nuestra cultura mexicana. Que no busca copiar estilos extranjeros sino crear uno con toda la esencia de México. Sin duda es lo que más resalta en sus obras.
    Excelente entrevista.

    ResponderEliminar
  3. ¡Se ve genialisimo! *-* Espero poder leerlo muy pronto.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Expresa tu opinión, pues es importante. Sin ofensas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...